martes, 8 de febrero de 2011

¿Por qué?


¿Nunca te ha pasado que piensas que todo está siendo inmejorable y luego pasa algo que jode todo lo bueno conseguido hasta el momento?  Lo que realmente iba bien de repente desaparece y dejas de ver las cosas claras, todo es confuso y no sabes que es más importante valorar, si lo bueno o lo malo, a pesar de que lo bueno haya sido en mayor cantidad…

Y es que normalmente lo malo, aunque sea en menor medida, acaba eclipsando la sensación de bienestar que sientes cuando todo es casi perfecto, ¿por qué? pues probablemente porque en nuestra cabeza no entra ni el más mínimo resquicio de negatividad, no queremos que acabe esa sensación de dicha y alegría, por así decirlo lo malo es “inesperado” totalmente.

Pero aun así, puede ocurrir, y cuando pasa no sabes realmente cómo reaccionar, entras en una especie de embudo y lo más que puedes hacer es observar el vacío con la mirada perdida en él, esperar que todo pase y el tiempo enfríe esa sensación de abandono y de no saber qué hacer…ya pasará… (Eso es lo que todos pensamos y lo que siempre queremos que suceda).

¿Qué ocurre? Que hay veces que lo malo es inevitable, forma parte de la vida, de lo que ha de acontecer y por ello hay que “apechugar” y aceptarlo, pero otras veces parece ser causado incluso a propósito por el propio ser humano, qué razón lleva el dicho de que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”… ocurrirá una y otra vez porque somos así de ignorantes e insensatos… (Incluso con advertencias previas…pasará)

Hay cosas de esta vida que me dejan agotada y sin ganas de reaccionar, incluso preocupada, cosas que son evitables y a pesar de ello suceden… parece que  es el precio que hay que pagar por vivir e intentar encajar en este puto mundo…Tendrá que ser asi…

Realmente me entristece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada